SAN PEDRO TAVICHE, OAXACA

Nuestros Agaves


El auge del mezcal es tanto una victoria como una preocupación para aquellos que lo aman. Los granos usados en el whisky se siembran y se cosechan cada año, las uvas son perennes, pero la mayoría de los agaves se repiten a la domesticación. A las cotizadas variedades silvestre les puede tomar más tiempo y rinden menos.


El corazón del agave se lleva al horno en la planta de producción. Nuestro horno, como marca la tradición de San Pedro Taviche, es una hoguera situada en un foso excavado en la tierra cubierta con rocas sobre las que se colocan los corazones del agave cubiertos con los desechos y las hojas de maguey.

Agave Doméstico

AGAVE ESPADÍN

Es de los más fáciles de cultivar, madura aproximadamente en diez años.

NUESTRO MEZCAL

Agaves Silvestres

AGAVE TOBALÁ

Una pequeña y persistente planta que crece bajo los robles en pendientes de gran altitud, necesita cerca de quince años.


AGAVE TEPEXTATE

Madura aproximadamente en veinticinco años. El deseo de consumir una “cápsula de tiempo” botánica es muy tentador, pues mientras cada valioso trago respalda una tradición artesanal, al mismo tiempo se acelera su extinción.


AGAVE CUISHÉ

Su forma es muy diferente ya que parece una palmera, le toma más de una década alcanzar su punto de maduración y es ideal para la mezclas.

NUESTRO MEZCAL